viernes, 27 de febrero de 2009

solo una idea


El cuerpo habla. Nos quiere decir muchísimas cosas. El movimiento en general expresa tanto. Armonía o desequilibrios. Suavidad, fortaleza... abanico de emociones en una mano que se abre, en un pie que se levanta, en un torso que voltea, en un cuello que suelta la tensión, en una sonrisa que relaja o en un ríctus que paraliza los sueños...

Quise escribir muchos post fragmentando los síntomas del parkinson y lo que dicen en mi cuerpo: Rigidez, Lentitud, Fatiga, Desequilibrios, Inestabilidad Postural, Dificultad para hablar, para caminar... y tantos más...

Pero se me revolvían los significados, y es que las partes encajaban en el todo y el todo en las partes... Autoestima, decisión, valentía, fuerza, suavidad, cambio, flexibilidad, poder, querer, motivación, libertad, equilibrio, aprendizaje constante, asombro por la vida...

Y es que después de mucho pensar, se me vino a la mente lo más simple...

El parkinson (no sé si todas las enfermedades, pero ésta si) es pasar a otro nivel...

La naturaleza nos quiso mostrar algo que no aprendimos en varias ocasiones, como en un cressendo... hasta que algo se reventó... y nuestro cuerpo desechó esa cuerda y se echó mano de otra, sin usar, quizás desconocida para nuestra conciencia individual, pero no así para nuestra historia genética...

Entonces el parkinson apareció... y no sé si nos podremos considerar afortunados, pero ahora el grito y la enseñanza son más nítidos...

A cada paso, en cada momento, el cuerpo y la mente nos hablan...
Nuestra labor es descubrir, es develar, es hacer, es cambiar, es mejorar, y sobre todo y lo primero: NO TENER MIEDO Y QUERER...

Es una realidad que todo se siente más intensamente para un parkinsoniano... físicamente y emocionalmente...

No es raro oir decir a un EP "no sé porqué, pero ahora tengo la sensibilidad a flote, se siente más todo"

Y es tan simple como eso, tan complejo como eso: la debilidad es extrema y en ocasiones bloquea... la energía desborda.... surge la ansiedad... la quietud enerva... y todo junto es dinamita para el cuerpo... ya no se sabe qué hacer.... el miedo y la indecisión son tan fuertes que se tiembla...

Reinan los extremos...
Y la enseñanza es tan clara en ocasiones: nada más bajarle o subirle un poco a las cosas... buscar el punto medio, el equilibrio...

Y la enseñanza está tan escondida a veces... son tantas cosas las que hay que desenmarañar...


Pero lo primero y lo que abre un gran paso a la esperanza: NO TENER MIEDO Y ESTAR TRANQUILO...

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola
Veo que hace años que le diagnosticaron Parkinson. ¿Qué tal se encuentra en la actualidad?.
¿Ha conseguido salirse del camino que marca el Parkinson o a pesar de todo la enfermedad sigue evolucionando?.
En cualquier caso le deseo lo mejor y espero que de una u otra manera consiga tener una vida larga y saludable.
Tiene mis mejores deseos.

Maria Rosa dijo...

Hola:

Hace como tres años o un poco más que aparecieron los primeros síntomas...

Me encuentro bien, pero no quiero dejar de ver la realidad y decirle que no hay ningún síntoma, porque no es así, sí los hay en mí... pero simplemente estoy tratando de ver a la enfermedad desde otro punto de vista, no para huír de ella, sino para tener más armas con las cuáles enfrentarla...

A su segunda pregunta respondería que la enfermedad en mí, está estática... han desaparecido unas cosas y llegan otras..

Los síntomas principales del parkinson son: rigidez, temblor, inestabilidad postural y lentitud... entre muchos otros llamados secundarios...

Lo que yo estoy haciendo es desenmarañar cada uno de ellos... y contrarrestarlos internamente y externamente...

En general ayuda bastante controlar la energía... en períodos de vagotonía MÁS y en periodos de simpacotonía MENOS...

Es muy complejo y largo de explicar... soltarse, aflojar, distribuir en el cuerpo... estar muy atentos a la TENSIÓN...

Para trabajar con el cuerpo, es muy necesario trabajar también con lo que nos rodea y con nuestra actitud... no podemos ser flexibles con el cuerpo si no lo somos también en nuestra mente y desempolvamos las inercias...

En fin, es como un renacimiento en el que llevamos años haciendo A y de repente nos damos cuenta que hay que hacer B...

Pero vale la pena... la salud lo vale... y lo que sí puedo decir con toda certeza es que me siento mucho mejor hoy que tengo parkinson, que antes que no lo tenía...

Saludos

Anónimo dijo...

Hola Maria Rosa

Te sigo en este blog desde hace meses y quería que supieses que a pesar de no conocerte y de que ni siquiera vivamos en el mismo país me acuerdo de todo lo que escribes con cierta frecuencia.
Yo no padezco parkinson pero ahí estoy con otros problemas de salud y en ocasiones esta prisión que es la enfermedad, incluso lo que se hace para intentar curarse, resulta insoportable. Querrías vivir, sólo vivir y no estar atado por una enfermedad que te condiciona.
Espero que en tu vida todo mejore.
Revertir el parkinson puede ser complicado pero mientras pasen los años y no vaya a más será un triunfo.
En ocasiones me he dado cuenta de que todo lo que yo consideraba como acertado en la búsqueda de conflictos y más aún la solución de los mismos era sólo un intento por mi parte de que todo siguiese igual, aunque de otra manera.
Creo que muchas de estas enfermedades que se agarran con tanta fuerza en nosotros lo que necesitan es una respuesta contundente y que incluso a nosotros nos coja por sorpresa. Algo así como un conflicto que revierta la enfermedad.
Obligarnos a no cantarle nanas a nuestra enfermedad y conducir nuestra vida por un camino distinto en el que ya no nos sirva esa enfermedad.

Mucha suerte

Maria Rosa dijo...

He leido tu comentario varias veces y me he quedado pensando en dos cosas:

"búsqueda de conflictos": esta enfermedad, el pk, se desencadena por una conflictiva y forma de vida compleja... yo, una vez que me di cuenta de mi principal motivo, fué como si hubiera ocurrido un desbordamiento en mis síntomas primeros (hace unos añitos)... creo que estaban detenidos y de alguna manera mi mente los soltó... el cuerpo es sabio y hay muchos mecanismos de protección... con el tiempo he visto muchas áreas de oportunidad en mi vida, pero hay que irse con calma, con cuidado, porque todo cambio y/o movimiento es un conflicto...

lo otro:
"no contarle nanas a la enfermedad"
la enfermedad no es algo que deba destruirse o eliminarse... y sí aceptarse... en sí no es algo ni malo ni bueno, solo es un mecanismo de defensa, de supervivencia de la especie, de todos... no de un individuo en particular

Saludos también y suerte para tí

gemma dijo...

hola Maria Rosa, esta madrugada creo que no la olvidaré, en Girona (Cataluña) son ahora las 3:45h a.m, he descubierto al Dr. Hamer, he estado escuchando un video del año 94 en el que sale él y explica en que consisten las 5 leyes i es como si me hubiera caido del cielo un regalo enorme, luego buscando más me ha salido tu blog y me ha maravillado lo poco que he leido como te expresas interpretando atraves de esta nueva vision, tu enfermedad. Solo puedo decirte que el marido de mi mejor amiga tambien la sufre y que este blog por ti escrito los ayudara en gran manera a ellos y a mi. recibe un fuerte abrazo trasatlàntico y sanador!!! Gemma

tacto intacto dijo...

hola :)
Qué buena entrada, qué claridad tienes. Me ha enseñado mucho lo que has escrito. Muchas gracias por compartir tus pensamientos.

BLOGOMAYOR dijo...

Hola María Rosa, nos gustaría invitarte a formar parte de BLOGOMAYOR, la red de blogs sensibles a los desafios de las personas mayores, la salud y el envejecimiento.

Dale una mirada http://www.blogomayor.com confiamos en que te gustará y que con tu apoyo podremos poner un granito de arena para la reflexión e información sobre las problemáticas de nuestros mayores.

Cualquier duda, contáctenme en info@blogomayor.com Esperamos verte en la red. Gracias!

Viagra dijo...

Do you want some viagra? Enter here; we have Viagra to the best prices in the global market.